El Teatro Municipal de Ovalle. PDF Imprimir E-mail

feadi



TEATRO OVALLE: LOS ORÍGENES

El  Teatro Municipal, antes conocido como Teatro Ovalle y Teatro Nacional, fue construido a finales del siglo XIX, por iniciativa de la Sociedad Musical de Ovalle, férreos impulsores del aprendizaje y el desarrollo de la música clásica y las artes escénicas en nuestra zona. Esta organización local, creada en 1886 bajo la razón social de “Sociedad de recreo para Música y Canto” por el doctor Antonio Tirado Lanas, adquirió en 1890 el pequeño inmueble en la esquina de las calles Unión (hoy, Vicuña Mackenna) y Carmen, donde antes había funcionado un hotel. Allí comenzaron sus actividades y presentaciones, concitando la atención de la ciudadanía.

En el 1900, con la llegada de la tecnología cinematográfica del biógrafo, diferentes compañías proyeccionistas, como Quiroz, Anglo Americano, Lumière y Excelsior, arrendaron este espacio para ofrecer películas mudas a los ovallinos de principios del siglo XX.

El creciente éxito de las actividades realizadas por la Sociedad Musical en este modesto teatro, sumado a los daños que recibió producto de un movimiento telúrico en 1906, llevó a que el Directorio de esta entidad acordara en mayo de 1907, construir un nuevo edificio, acorde a los requerimientos de la convocatoria obtenida. Los planos de este nuevo edificio, el Teatro Ovalle, fueron presentados por los socios del club a Carlos Castex y Pablo Moriamez. Éste último encabezó las gestiones para la construcción del inmueble, encargada al arquitecto Ernesto Gallardo, que fue depositario recibió una fuerte influencia francesa, en la aplicación de estructuras metálicas, propias de la edificación ferroviaria. El frontis del teatro fue trabajo del albañil Juan Barraza, quien tardó cuatro meses en terminarlo, mientras que la pintura del edificio e interiores fue tarea de Ismael Lorca.

Los directores acordaron formar un fondo de bonos para el inicio de los trabajos que comenzaron en Noviembre de 1907, para cuyos efectos contrataron al constructor Antonio Masier.

El año 1908, debido a la lentitud de los trabajos y a la falta de fondos la Sociedad Musical, esta institución acordó realizar un contrato por cinco años con la cadena de “biógrafos” Bidnell Erwing, a cambio de la conclusión de esta obra. El 26 de diciembre de 1926 estaban listos el Teatro Ovalle y el club.

Posteriormente El Teatro Ovalle pasó por varios concesionarios y administraciones, siendo la más sobresaliente, la de Oscar Espinoza.


EL RECORDADO TEATRO NACIONAL DE OVALLE


En 1938, la Sociedad Musical de Ovalle decidió vender este inmueble a la Sociedad Cinematográfica Martínez y Cía. del empresario español Antonio Martínez. Esta empresa, denominada “CineChil” modernizó la sala con butacas y mejores equipos de proyección y sonido. En la reinauguración del inmueble, recibió la denominación que lo acompañaría por décadas: Teatro Nacional.

Este remozado Teatro Nacional supo capitalizar el éxito en aquellos días del cine popular latinoamericano con grandes exhibiciones de películas mexicanas y españolas, del género ranchero, comedia, melodrama y otros. Al respecto hay recuerdos que evocan masivas filas de espectadores a la espera de cada estreno, lo que habla del incuestionable éxito de estas rotativas en el público urbano y rural.

Otro de los giros interesantes en que se ocupó este tradicional espacio fue el de escenario para el boxeo, con el acondicionamiento de un cuadrilátero en el que los ovallinos pudieron asistir a apasionantes veladas pugilísticas.

Luego de 27 años, esta sociedad vendió el inmueble en 1965 al empresario ovallino Gustavo Corral Barrios, quien fue su propietario hasta el año 2007. Así, durante muchos años este Teatro pasó a ser parte de la amplia cadena de cines que este emprendedor personaje ovallino tuvo en todo el norte de nuestro país.

En las décadas de los 60, 70 y 80, el Teatro Nacional de Ovalle se convirtió en el principal escenario de la ciudad. Junto con continuar trayendo los principales estrenos del cine hollywoodense, europeo y latinoamericano, el Teatro de calle Carmen fue el espacio  por el que desfilaron grandes talentos de la música y de las artes escénicas. Por su tablado pasaron artistas de renombre internacional como Libertad Lamarque, Los Panchos, Antonio Prieto, Lucho Gatica, Miguel Aceves Mejía y José Alfredo Jiménez, además del astro Raphael de España. En la década de los 60 y 70, fue escala obligada en las giras “007”  protagonizadas por las figuras de la Nueva Ola Chilena y la Nueva Canción Chilena.

También los ovallinos pudieron presenciar la Compañía de Revista del legendario Bim Bam Bum, además, selectas obras en la interpretación de importantes compañías, como la del dramaturgo Arturo Moya Grau.
Asimismo, este escenario durante cada época supo dar acogida a manifestaciones sociales y políticas; además de prestarse a expresiones populares de la comunidad, como festivales de la canción, aniversarios, graduaciones, veladas bufas y otras festividades, en las que los ovallinos participaron de manera entusiasta.

Con el tiempo y la revaloración de los espacios patrimoniales ocurrida luego de la llegada de la democracia, este añoso teatro de calle Carmen, comenzó a cobrar mucho más valor en la conciencia colectiva local. Lamentablemente el inexorable paso de los años y el embate de la naturaleza con temporales y terremotos fueron dejando su huella en los suntuosos decorados de este verdadero monumento a la cultura en nuestra ciudad.


EL TEATRO PARA LOS OVALLINOS

En el año 2005, la Ilustre Municipalidad de Ovalle organizó la Primera Convención de Cultura, una instancia de contacto y reunión resolutiva de los artistas y gestores de la comuna. En esta decisiva instancia, los agentes locales de cultura llegaron a la conclusión de que la reactivación de la actividad en nuestra comuna sería posible con la creación de dos entes que apoyaran el desarrollo de los artistas locales y la formación de audiencias: un Centro Cultural y la recuperación del Teatro Nacional.

Como concreta respuesta a estas necesidades de los artistas ovallinos, la alcaldesa Marta Lobos Inzunza, se apegó a estas directrices, otorgándole a la ciudad en una primera instancia, el Centro de Extensión de la Cultura y las Artes, CECA.

Para el Teatro Nacional, propuesta apoyada de manera decisiva por el ex - diputado Francisco Encina Moriamez, el municipio estableció un plan en tres etapas, siendo la primera de ellas su adquisición; para esto presentó un proyecto al Programa de Infraestructura Cultural del Consejo Nacional de la Cultura, siendo seleccionado como una de las mejores iniciativas. En el año 2007, el Teatro Nacional de Ovalle fue adquirido por un monto de 270 millones de pesos por el municipio local. Todo este proceso fue patrocinado por el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet que dentro de sus políticas culturales tenía la creación de Centros Artísticos de calidad en todas las comunas con una población superior a los 50 mil habitantes.

Desde que el Teatro pasó a manos del municipio, y en conjunto con la creciente actividad del Centro Cultural Municipal, se generó un intenso movimiento entre los años 2007 y 2009, con un uso del espacio que superó, en promedio, los 10 días al mes. Se registraron 35600 usuarios del Teatro Municipal, en diversas iniciativas culturales organizadas tanto por la municipalidad como por entes privados.

Con la adquisición del teatro, la municipalidad asume enseguida la tarea de rediseñar este espacio con miras a una postulación al Fondo Nacional de Desarrollo Regional, FNDR. Esta segunda etapa del proyecto de habilitación del Teatro Municipal de Ovalle, es una de las más significativas acciones de rescate patrimonial y una de las más importantes obras de infraestructura en la historia reciente de nuestra región.

El ambicioso proyecto implica reconstruir y reconfigurar esta añosa construcción para las necesidades y los desafíos de la actualidad, pero siempre conservando el perfil patrimonial que tiene esta edificación, con su arquitectura, decorados y detalles.

Para la realización de este diseño fue vital la asesoría técnica del reconocido arquitecto e ingeniero acústico Leonardo Parma y su equipo, quienes velarán por un correctísimo uso de los materiales, para que la audiencia pueda percibir cada uno de los espectáculos con la mayor calidad y nitidez de sonido. Leonardo Parma es Director del Centro Privado de Investigaciones Acústicas (CPIA), Miembro de la Comisión de Arquitectura de la OISTAT, Director del Grupo de Arquitectos del Centro de Escenógrafos Teatrales (CET), Fundador de la Sociedad Chilena de Acústica y Consultor Acústico del Teatro Municipal, desde 1975.

Además se realizó una exhaustiva consultoría técnica que incluyó a todas las diferentes disciplinas artísticas y a sus protagonistas, como potenciales usuarios del Teatro. Se preguntó a los actores, bailarines, músicos, artistas visuales y audiovisuales sobre los diferentes requerimientos técnicos y de infraestructura para poder realizar su trabajo artístico y cultural, e incluso, mejorar su desempeño y presentación.

Finalmente, con todos estos diseños, el trabajo de todo un equipo y el apoyo de la primera autoridad comunal, el reacondicionamiento del Teatro Municipal es aprobado en el año 2009 por el FNDR. Este proyecto de ejecución de obras civiles y de equipamiento del Teatro Municipal de Ovalle asciende a una suma de 1.415 millones de pesos.


EL TEATRO: RESTAURADO, REMODELADO Y DE TODOS.

Todo el frontis y el foyer del Teatro mantendrán su estética, en el que una titánica labor de restauración aplicará todos los conocimientos de ingeniería y arquitectura para llevar al futuro este espacio con los colores y las texturas originales que generaciones de ovallinos han experimentado con el paso de los años.

En el interior empiezan a hacerse más patentes los cambios, con nuevas instalaciones en tramoya, que se traducen en todo un subterráneo dedicado a bodegas y salas de ensayo para solistas; además, la sala principal, completamente climatizada contará con 576 nuevas y confortables butacas en tres niveles, audio e iluminación digital de última generación, pisos, muros, cielos, sala de control, sistema contra incendios, servicios higiénicos y salidas de emergencia.

El teatro en sí pasa a ser un espacio artístico polivalente, que entre sus muchas funciones cumplirá con la de salón de artes escénicas, escenario para conciertos y sala de cine multiuso, albergando actividades de teatro, música clásica, ballet, conciertos de música popular, operetas y conferencias.

Se tiene contemplado, además, un foso desmontable para la orquesta, pensado especialmente en la amplia gama de agrupaciones de música docta que existen en nuestra región, en especial las que alberga y organiza la Escuela de Artes y Música de Ovalle. A esto se le agrega la incorporación de una concha acústica que maximiza la experiencia del teatro como arte escénico, potenciando la proyección de la voz de los actores y la interpretación de instrumentos nobles.

Por otra parte, el proyecto del municipio busca reacondicionar el teatro para que cumpla con las normativas vigentes de seguridad y confort, con camerinos equipados con duchas y comodidades de mayor exigencia. Además de salidas traseras para los camiones que transporten los escenarios e instrumentos de cada montaje artístico.

Otra de las novedades es la implementación de una sala de exhibición de artes visuales al  interior del teatro, que se une a la Galería “Homero Martínez Salas” del Centro Cultural Municipal, CECA, como otra alternativa para que los artistas visuales y plásticos locales y nacionales puedan exponer sus obras.

MUCHO MÁS QUE SÓLO MEJORAS ESTRUCTURALES

Este proyecto de reconstrucción, remodelación y restauración es hoy una realidad y su importancia e impacto vienen a complementar y potenciar el crecimiento exponencial en el ámbito cultural que ha tenido la comuna en los últimos años gracias a la creación del Centro de Extensión de la Cultura y las Artes, CECA, de la Ilustre Municipalidad de Ovalle.

Para administrar este Teatro se creará y pondrá en marcha de una corporación cultural, un ente independiente, pluralista, autosustentable, eficiente, que garantice la estabilidad y la proyección de esta institución, con un directorio propio y participativo.

Entre las muchas misiones de esta corporación se encuentra, confeccionar el programa mensual y anual de presentaciones en el teatro; para esto se nutrirá de las expresiones que nuestros artistas, elencos y organizaciones locales de cultura ofrecen. Además, se establecerán alianzas con otros teatros de nuestro país para poder acceder a giras nacionales de danza, teatro, música, ciclos de cine y otras expresiones, que sean un entretenimiento con criterios de calidad y a su vez contribuyan a la educación de las audiencias provinciales. Otra forma de garantizar espectáculos de primera calidad para nuestra comuna, será la adhesión de este inmueble a la Red Nacional de Difusión Artística, lo que permitirá traer a Ovalle todas las actividades y giras que esta instancia impulsa a nivel nacional.

Otra de las iniciativas asociadas a la creación de la Corporación Cultural de Teatro Municipal de Ovalle son los programas sociales Intra-Arte y Extra-Arte. En ambas líneas de acción se establecen lazos de cooperación con diferentes instituciones de nuestra provincia, para facilitarles el acceso a la cultura. En el programa Intra-Arte, se facilitan a organizaciones locales,  entradas gratuitas a funciones especiales del teatro. Por su parte, el programa Extra-Arte, pretende llevar espectáculos del Teatro Municipal de Ovalle a otros rincones de nuestra provincia, creando lazos que traspasan lo netamente comunal.

La Corporación Cultural del Teatro Municipal de Ovalle en conjunto con el Centro Cultural Municipal de Ovalle, son la concreción de toda una política cultural inaugurada en 2005 con la Primera Convención de Cultura en la que los artistas ovallinos entregaron las bases para esta serie de iniciativas que han producido el actual clima de cooperación y asociatividad de los artistas y gestores.

 


Reacondicionamiento Teatro Municipal (Animación 3d)
1:42