Sotaquí PDF Imprimir E-mail

feadi

 

Sotaquí es una localidad ubicada a 11 kilómetros de Ovalle, por el camino pavimentado que va hacia la localidad de La Paloma y la comuna de Monte Patria. Es conocido gracias a una de las fiestas religiosas más importantes del país, y que se realiza en honor de la imagen del Niño Dios encontrado en el siglo XIX en la Quebrada Los Naranjos, cerca de Sotaquí.

La fecha del evento corresponde a la Epifanía o momento en que Dios, Jesús, se manifiesta al mundo, es decir, cuando los Reyes Magos llegan a Belén y conocen al Niño Dios. El comienzo de los festejos y bailes datan del siglo pasado, pero en in principio, solo era celebrada por la familia que hizo el hallazgo de la imagen. Sólo  1873, la fiesta se hace pública, congregando cada vez a un mayor número de personas, y sobre todo a grupo de trabajadores, mineros o agricultores organizados para bailarle al Niño Dios destacando loa auténticos bailes chinos, típicos de la zona. Aunque en la localidad la población es sólo de 4 mil habitantes, durante esta fiesta religiosa suele elevarse por sobre las 40 mil personas.

 

HISTORIA DEL NIÑO DIOS DE SOTAQUÍ

A comienzos del siglo XIX VIVIA EN Sotaquí una anciana llamada Antonia Pizarro”, La Naranjo” por ese nombre la conocían, era una señora muy piadosa y tenía fama como “meica” de yerbas y otros remedios de naturaleza. Cierto día, al visitar a un enfermo en la estancia “El Romeral”, cerca de rio Hurtado, diviso desde lejos a dos niños que pastoreaban una majada de cabras. Al acercarse vio que jugaban con un tercer niño casi desnudo. Era la pequeña estatua del Niño Dios.

Doña Antonia llevó la imagen a su casa para rendirle culto. El Niño se convirtió en milagroso protector del pueblo y su fama se extendió por la provincia. Al morir doña Antonia, la imagen pasó en herencia  a su hija, doña Dolores Roja, a cuya casa acudían devotos y promeseros para implorar la ayuda del Divino Infante. La última heredera fue la señora Josefa   Torres de Toro, quien le construyo en alatar en su casa situada en la “Quebrada de Los Naranjos”, a medio camino entre Sotaquí y Ovalle. Por disposición testamentaria y gracias a los buenos oficios del Obispo de La serena, la imagen fue entregada a la iglesia de Sotaquí y el 10 de diciembre de 1873 entraba en solemne procesión a la parroquia, siendo cura vicario el presbítero Pablo Laforge. La estatua del Niño se de madera y tiene unos 40 centímetros de altura. Lleva las manos extendidas. En la derecha tiene un mundo representado por una esfera de plata de cinco centímetros de diámetro; en la izquierda sostiene un corazón labrado en plata. Los regalos y las mandas de los fieles sirvieron para erigirle un trono y un altar, y después un hermoso templo de estilo corintio que fue bendecido el 1 de octubre de 1898.

Más tarde se encargó el altar mayor de estilo gótico a Berlín, que fue bendecido el 6 enero de 1907. En agradecimiento a los favores que del Niño han recibido, los fieles han constituido otro punto de reunión religiosa, el cual presenta bailes similares a los encontrados en Andacollo, eso sí más reducidos.

Al mediodía, terminada la Santa Misa, que es presidida por el Arzobispo de La Serena y concelebrada por varios sacerdotes, la imagen del Niño Dios es conducida a las puertas del templo, frete a la plaza, para la presentación de “Bailes Danzantes y Turbantes de Sotaquí”,  fundado en 1918. También se integran bailes religiosos de otros lugares que viene a adorar al Niño Dios. Después la imagen del Niño Dios es trasladad junto con la de la Virgen  del Carmen desde el templo de Paltal (huerto de propiedades del Arzobispado y que se encuentra frente a templo al costado norponiente de la plaza del pueblo); y es acompañado por algunos bailes chinos y diabladas.

En el Paltal, la imagen del Niño Dios es colocada en un estanque de cemento que hace las veces de tarima, allí, algunos diáconos, seminaristas y acólitos, se encargan de guiar a los fieles en sus oraciones y cantos y controlar la inmensa cantidad de hermandades danzantes que llegan a rendir tributo a la preciada imagen del Niño Jesús. Durante la semana previa a la fiesta religiosa se efectúa todas las tardes  una novena en honor al Niño Dios; a esta novena asiste toda la feligresía de la localidad además de los que provienen de otras localidades, pueblos y ciudades y de mucha gente que habiendo nacido en Sotaquí, hoy se encuentra residiendo en otros puntos del país o en el extranjero, y que regresan a celebrar el día de su patrono.

La imagen de la Santísima Virgen del Carmen también en esta fiesta junto a su Divino Hijo. Cuando la noche se acerca, el Niño Dios emprende el viaje de regreso al templo en una solemne procesión que abarca cerca de 8 cuadras  y que dura aprox. De 2 a 3 horas, en el transcurso de esta procesión el Niño Dios es acompañado por los bailes, sacerdotes y fieles que con rezos y cantos buscan agradecer y alabar a Dios.